Category Archives: Uncategorized

Reducir el celular mejora la salud mental

Reducir el uso del celular puede mejorar tu salud mental

Los dispositivos móviles se han convertido en nuestra ventanilla única para consumir información, capturar un momento, disfrutar del entretenimiento y conectarse con tus seres queridos.

Sin embargo, estos mismos dispositivos que nos dan acceso a todas estas emocionantes oportunidades también pueden tener efectos negativos a largo plazo.

Estos efectos se pueden mantener alejados si de vez en cuando dejas el teléfono de lado.

Apagar el celular mejora la salud mental

Un descanso de las redes sociales

Muchas personas acuden a las redes sociales cada vez que miran sus teléfonos, aumentando los niveles de estrés, ansiedad y depresión debido a la gran cantidad de noticias, información y otros contenidos a los que accedemos.

Esto provoca una sobrecarga de información que puede ser abrumadora para el cerebro, lo que hace que se agote con mucha más facilidad y te podría causar problemas de sueño, el cual es fundamental para la salud mental.

Dejar el teléfono reduce la cantidad de tiempo que pasamos en las redes sociales. Esto ayuda a mejorar la salud mental al permitir que el cerebro descanse.

Psiquiatra online en Simplehealth

Psiquiatra online en Simplehealth

Revisa nuestros psiquiatras disponibles y elige él que más te acomoda según disponibilidad y precio. 3 cuotas precio contado.

Ver más

Niveles bajos de concentración

Estudios científicos han demostrado que la capacidad de atención humana está disminuyendo ya que consumimos información más rápido que nunca y nos comunicamos entre nosotros a gran velocidad.

Estos estudios sugieren que tomarse un descanso de una tarea para revisar su teléfono en realidad cansa más su cerebro.

Hace que tu cerebro sea menos capaz de concentrarse en completar el resto de la tarea y disminuye la eficiencia, la productividad y el rendimiento.

Mantener el teléfono escondido y hacer algo como leer un libro, tener una conversación o meditar puede darle un descanso a su cerebro.

Esto te permitirá recuperarte y recargar lo suficiente para terminar lo que estás haciendo.

Apagar el celular mejora la concentración

Enfrentar emociones difíciles

Las emociones difíciles de la vida diaria, como la ira, el miedo, la frustración y la ansiedad pueden ser difíciles de afrontar al abusar mucho de las redes sociales.

Las personas a las que les cuesta enfrentar sus emociones pueden recurrir al uso del celular para para bloquearlas o evitar lidiar con ellas.

Reducir el uso del teléfono ayuda a una persona llegar a un acuerdo con su situación y aprender a procesar mejor la depresión, la ansiedad y otras condiciones de salud mental.

Mindfulness

Encontrar otras alternativas para ser activo

Tan útiles como pueden ser, los teléfonos a menudo son dispositivos de distracción que hacen que las personas pierdan la noción del tiempo o descuiden otros hábitos saludables.

Dejar el teléfono a un lado puede abrir oportunidades para realizar actividades como hacer ejercicio, ya sea salir a correr, hacer yoga o ir al gimnasio.

Leer un libro

También puede capacitar a la persona para encontrar nuevas formas de ocuparse, como leer un libro, tener una conversación con un ser querido, trabajar en un proyecto creativo personal y mucho más.

El uso del teléfono estimula la producción excesiva de dopamina, que es un efecto fisiológico similar al de la adicción. Reducir el uso puede romper este patrón y guíar a tu cerebro para formar nuevos hábitos.

Además, la luz azul que irradian los teléfonos celulares desde sus pantallas está relacionada con cambios en las ondas cerebrales que pueden empeorar las condiciones de salud mental preexistentes.

Psiquiatra online en Simplehealth

Elige tu psiquiatra online según disponibilidad, precio o experiencia profesional.

Ver más

Tratamientos para ansiedad y depresión

Si sufres de estrés, ansiedad o depresión y aún no has podido mejorar tus síntomas, debes saber que hay varios tratamientos disponibles, como tratamientos farmacológicos, psicoterapias y autoayuda con diferentes tipos de enfoques.

Podrás consultar con un médico psiquiatra o psicólogo que analizarán tus síntomas, darán un diagnóstico y te informan sobre los tratamientos más adecuados y disponibles para ti, ya sea con fármacos para rápidamente mejorar tus síntomas y/o terapia que busca conocer la raíz de tus síntomas y tratarlos.

Pareja feliz libre de ansiedad

Artículos relacionados

Terapia Cognitivo Conductual
Mascotas para la Salud Mental
Power walking
Mindfulness
Ejercicio salud mental
Respiración para salud mental
Whatsapp
Despertar con ansiedad

Despertar con ansiedad: Causas y técnicas para calmarla

Despertar con ansiedad por la mañana o despertarse ansioso constantemente por las noches es común en muchas personas.

Sin embargo, si el sentimiento de ansiedad surge por la mañana o te está generando problemas para dormir por las noches, se te va a hacer difícil y abrumador mantenerte con energía e incluso te puede impedir realizar actividades como trabajar o interactuar con tu familia.

Ansiedad por la mañana

Aquí te presentaremos algunos de los síntomas de la ansiedad que surge por las mañanas y noches, además de las causas que podrían estar contribuyendo a este sentimiento de despertarse con temor por lo que se viene en el día.

Síntomas

  • Sentir que tu día ya está arruinado desde el comienzo
  • Sentirse fatigado
  • Sentir dificultad para levantarse de la cama
  • Dificultad al concentrarse
  • Sudar mucho
  • Respiraciones y palpitaciones más rápidas
Despertar con ansiedad

Causas de despertarse ansioso

La teoría más común sobre esto tiene que ver con el aumento de una hormona de estrés llamada cortisol, la cual aumenta en nuestro cuerpo como mecanismo de defensa al sentir estrés.

Actúa para liberar más glucosa en la sangre y mejora el uso de esos azúcares por parte del cerebro para mejorar el estado de alerta y prepararnos para defendernos, por lo que  las personas tienden a estar más alerta y menos relajadas.

  1. Abuso de sustancias:

Si estás abusando de alcohol o drogas es muy probable que despiertes ansioso. Si bien el abuso de sustancias puede no tener vínculos directos con la ansiedad, se sabe que aumenta los síntomas de la ansiedad.

  1. Problemas en relaciones:

Algunos estudios muestran que la energía en una relación puede afectar qué tan bien duermes por la noche y qué tan descansado y tranquilo te despiertas por la mañana.

  1. Problemas físicos de salud:

Si estás lidiando con una condición de salud crónica, es normal estar estresado. La ansiedad es común para quienes tienen enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, asma, hipertensión y otros problemas graves relacionados con la salud.

Despertarse con ansiedad en medio de la noche o en la mañana puede ser común cuando se tiene una condición médica grave, ya sea por las preocupaciones que genera, el dolor u otros factores.

  1. Estrés financiero:

Preocuparse por el dinero es un estrés muy normal en adultos, especialmente si se tiene inseguridad financiera. Despertarse con ansiedad sobre cómo o cuándo podrá pagar el arriendo, comprar comida o pagar deudas genera mucho estrés en nuestro cuerpo y no nos permite estar tranquilos.

  1. Condiciones de salud mental:

Al igual que nuestra salud física, las condiciones de salud mental pueden generar mucha ansiedad. Vivir con trastorno bipolar, depresión u otro trastorno de salud mental puede provocar un aumento de la ansiedad o pensamientos ansiosos en todo momento del día, incluso por las mañanas.

Psiquiatra online en Simplehealth

Psiquiatra online en Simplehealth

Revisa nuestros psiquiatras disponibles y elige él que más te acomoda según disponibilidad y precio. 3 cuotas precio contado.

Ver más

Técnicas para calmar la ansiedad por las mañanas:

¿Quieres saber cómo lidiar con aquella ansiedad que te atormenta al despertar? ¡No estás solo! Aquí tienes unos tips para que tu mañana no sea tan abrumadora y puedas vivir tu día más calmado y energético.

Cambia tu dieta

Los alimentos y bebidas que elegimos consumir tienen un efecto en nuestro estado de ánimo y funcionamiento. Los neurotransmisores, las hormonas y otras sustancias químicas biológicas se sintetizan en nuestro cuerpo en función de los nutrientes que obtenemos a través de nuestra dieta.

Estudios muestran que ciertos alimentos disminuyen la ansiedad. Éstas incluyen:

  • Nueces
  • Huevos
  • Semillas de calabaza
  • Manzanilla
  • Yogur
  • Cúrcuma
  • Chocolate negro
  • Pescados grasos (por ejemplo el salmón)

Considera incluir estos alimentos más seguido en tu dieta. Además de esto deberías moderar el consumo de cafeína, ya que puede aumentar los síntomas de ansiedad.

En vez de un café trata de reemplazarlo por un té con miel o agua caliente con limón. Lee nuestro artículo sobre 9 alimentos que ayudan a aliviar la ansiedad.

Meditación y técnicas de respiración:

La meditación mindfulness ofrece muchos beneficios para mejorar la salud emocional y mental. Solo cinco minutos de meditación o ejercicios de respiración profunda pueden disminuir la ansiedad y te podrá ayudar a empezar el día de una forma más calmada.

Revisa nuestro post de 4 ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad para que te puedas guíar y te sea más fácil seguir esta rutina.

Meditación y técnicas de respiración para aliviar la ansiedad

Disminuye el uso de tu televisión y opta por escuchar música

La exposición repetitiva a historias negativas como las que vemos y escuchamos en las noticias puede aumentar la ansiedad ya sea por miedo, preocupación u otro motivo.

En vez de prender tu televisión por la mañana opta por poner música que disfrutes para evitar generar estrés.

Escuchar música para aliviar la ansiedad

Practica ejercicios de respiración para calmar tu ansiedad

Teniendo en cuenta los beneficios de las técnicas de respiración, estos ejercicios son una excelente manera de comenzar tu rutina matutina amigable con la ansiedad.

Los ejercicios de respiración no son para todos, especialmente para quienes tienen síntomas de pánico o trastorno por estrés postraumático (TEPT).

En esos casos, el enfoque de la respiración profunda puede aumentar algunos síntomas y debe introducirse lentamente, o deben usarse alternativas, como la visualización guiada.

No te sientas presionado por sentir que “deberías” poder hacer ejercicios de respiración y beneficiarte de ellos, porque la realidad es que todos calman tu sistema nervioso de diferentes maneras.

Encuentra lo que funciona para tu cuerpo y tus síntomas para ayudar a controlar tu ansiedad. Incluso puede ser útil hablar con un profesional de salud mental sobre posibles opciones de medicamentos y diferentes enfoques de terapia para reducir la ansiedad.

Haz ejercicio:

El ejercicio diario es una manera muy eficiente de aliviar la ansiedad ya que desvía tu atención de lo que te pone ansioso, disminuye la tensión muscular, aumenta los niveles de dopamina y serotonina y además acumula recursos en el cuerpo que ayudan a aumentar la resistencia a las emociones erráticas.

Te puede interesar esta articulo: 11 minutos de ejercicio diario puede tener un impacto positivo en tu salud

Psiquiatra online en Simplehealth

Elige tu psiquiatra online según disponibilidad, precio o experiencia profesional.

Ver más

Acerca de Simplehealth

Simplehealth es la plataforma de salud mental más innovadora de Chile donde puedes acceder a tratamientos para ansiedad, estrés y depresión de manera fácil, rápido y discreto.

Ofrecemos un test gratuito de ansiedad o depresión que tomará sólo 5 minutos, acceso a psiquiatras y psicólogos especialistas con horas disponibles, recetas electrónicas en tu celular para comprar tus remedios, mensajeria con tu médico o terapeuta para estar en constante contacto y mucho más.

Pareja feliz libre de ansiedad

Artículos relacionados

Terapia Cognitivo Conductual
Mascotas para la Salud Mental
Power walking
Mindfulness
Ejercicio salud mental
Respiración para salud mental
Whatsapp
Ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad

4 ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad

Desde patrones de respiración simples hasta respiración de yoga, aquí te presentamos 4 ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad.

Cuando resulta difícil respirar en momentos de estrés, practicar ejercicios de respiración para la ansiedad puede ayudar a estabilizar la respuesta de tu cuerpo a las situaciones que genera ansiedad.

Desde patrones de respiración simples hasta respiración de yoga, te presentamos 4 ejercicios de respiración para aliviar la ansiedad.

Los efectos de la respiración en tu cuerpo y mente

La respiración influye en la reacción de lucha o huida que es una respuesta fisiológica ante la percepción de daño, ataque o amenaza a la supervivencia. Cuando respiras muy rápido, tu sistema nervioso prepara tu cuerpo para actuar en caso de peligro, y te pones tenso y ansioso.

Si tiene ansiedad, puede experimentar dificultad para respirar o respiración rápida e incontrolable (hiperventilación). Los trastornos de ansiedad también pueden acelerar el ritmo cardíaco y dificultar la concentración.

Cuando tomas el tiempo para respirar lentamente y te vuelves más intencional y enfocado con tu respiración, estás enviando un mensaje a su cerebro para que se tranquilice.

Las respiraciones profundas ayudan a aumentar el suministro de oxígeno al cerebro y estimulan el sistema nervioso para promover un estado de calma.

Practicar ejercicios de respiración puede ayudarte a controlar tu sistema nervioso y manejar la respuesta de tu cuerpo a la ansiedad. Si puedes conectar tu mente con la forma en que la respiración afecta tu cuerpo, puedes comenzar a cambiar la forma en que respiras y manejas situaciones estresantes.

Puedes combinar estos ejercicios de respiración con prácticas de meditación, yoga y otras técnicas de relajación para obtener un beneficio adicional. A medida que practiques estos cinco ejercicios de respiración, te resultará más fácil adoptar una mente más tranquila y reducir su ansiedad.

Psiquiatra online en Simplehealth

Psiquiatra online en Simplehealth

Revisa nuestros psiquiatras disponibles y elige él que más te acomoda según disponibilidad y precio. 3 cuotas precio contado.

Ver más

4 ejercicios de respiración para reducir la ansiedad:

  1. La técnica de respiración 4-7-8

El ejercicio de respiración 4-7-8 también conocida como “respiración relajante”, no solo ayuda a reducir la ansiedad, sino que también mejora los hábitos de sueño y controla las respuestas de ira.

Funciona como un patrón de respiración rítmica con intervalos de cuatro, siete y ocho segundos.

Para practicar esta técnica, concéntrate en este patrón de respiración:

  1. Inhala por la nariz contando hasta cuatro (4)
  2. Aguanta la respiración contando hasta siete (7)
  3. Exhala por la boca contando hasta ocho (8)

Repítalo tres veces y comenzarás a sentirte más en control de tu respiración. Se recomienda usar esta técnica al menos dos veces al día, pero no más de cuatro ciclos de respiración seguidos.

Si te resulta difícil contener la respiración en intervalos de 4-7-8, prueba con un patrón más corto como 2-3 o 5-4.

Siempre y cuando mantengas la proporción del patrón, te resultará más fácil controlar tu respiración y sentirte tranquilo.

La técnica de respiración 4-7-8
  1. Respiración diafragmática

Este ejercicio de respiración involucra tu diafragma. Fomenta el intercambio completo de oxígeno y nos ayuda a tomar respiraciones profundas y refrescantes.

Este método de respiración ralentiza los latidos del corazón y estabiliza la presión arterial, que es clave para estar tranquilo.

Puedes practicar la respiración diafragmática o “respiración abdominal” con estos sencillos pasos:

  1. Siéntate derecho y tira de los hombros hacia atrás para relajarlos.
  2. Pon una mano en tu pecho y una mano en tu estómago
  3. Inhala por la nariz durante unos dos segundos.
  4. Exhala mientras frunces los labios y presionas suavemente el estómago.
  5. Repita estos pasos varias veces hasta que te sientas más relajado.
Respiración diafragmática para aliviar la ansiedad
  1. Respiración de resonancia

La respiración de resonancia es una técnica de respiración simple pero efectiva. Consiste en respirar coherentemente en intervalos de tiempo iguales o respirar a un ritmo de cinco respiraciones por minuto, lo que ayuda a calmar la respiración y pone la mente en un estado relajado.

El objetivo de esta técnica de respiración es sincronizar tu ritmo cardíaco con tu respiración, un estado conocido como resonancia. La frecuencia de resonancia más común es de alrededor de seis respiraciones por minuto, pero esto puede variar según la persona.

En pocas palabras, la respiración por resonancia es una técnica que lo ayuda a reducir su frecuencia respiratoria a unas seis respiraciones por minuto.

Así puedes practicar la respiración de resonancia:

  1. Acuéstate y cierra los ojos.
  2. Inhala suavemente por la nariz con la boca cerrada, contando hasta 6 segundos. No llenes demasiado tus pulmones de aire.
  3. Exhala durante 6 segundos, permitiendo que tu respiración abandone tu cuerpo lentamente y suavemente. No lo fuerces.
  4. Continúa hasta por 10 minutos.
  5. Tómate unos minutos adicionales para estar quieto y concentrarte en cómo se siente tu cuerpo.

Cuando disminuyes intencionalmente el ritmo de tu respiración, naturalmente aumentas la cantidad de tiempo entre los latidos de tu corazón y ayuda a calmar la respuesta de lucha o huida de tu cuerpo a la ansiedad.

Durante una respuesta de lucha o huida, tu cuerpo se prepara para actuar ante el peligro o el estrés. Con la respiración de resonancia, tu sistema nervioso se calma y los desencadenantes de la ansiedad se vuelven más manejables.

Respiración de resonancia para aliviar la ansiedad
  1. La técnica de respiración alterna

La respiración nasal alternativa es otro ejercicio de respiración que se puede realizar como parte de una práctica de yoga o meditación.

Tal como sugiere el nombre, es la práctica de respirar por cada fosa nasal individualmente.

Los estudios sugieren que practicar la respiración por las fosas nasales alternas es aproximadamente tres veces más efectivo que la respiración consciente para reducir la ansiedad de las personas.

Sigue estos pasos:

  1. Con la mano derecha, coloca las puntas de los dedos índice y medio en la frente, entre las cejas. Coloque su dedo anular y meñique en la fosa nasal izquierda y el pulgar en la fosa nasal derecha.
  2. Inhala por ambas fosas nasales, tapa la fosa nasal derecha con el pulgar y exhala por la fosa nasal izquierda.
  3. Inhala por la fosa nasal izquierda y luego cierra con el dedo anular.
  4. Suelta el pulgar en la fosa nasal derecha y exhala por la fosa nasal derecha.
  5. Inhala por la fosa nasal derecha, cierra con el pulgar, suelta el dedo anular del lado izquierdo y exhala por la fosa nasal izquierda.
Respiración alterna para reducir la ansiedad

Practica ejercicios de respiración para calmar tu ansiedad

Teniendo en cuenta los beneficios de las técnicas de respiración, estos ejercicios son una excelente manera de comenzar tu rutina matutina amigable con la ansiedad.

Los ejercicios de respiración no son para todos, especialmente para quienes tienen síntomas de pánico o trastorno por estrés postraumático (TEPT).

En esos casos, el enfoque de la respiración profunda puede aumentar algunos síntomas y debe introducirse lentamente, o deben usarse alternativas, como la visualización guiada.

No te sientas presionado por sentir que “deberías” poder hacer ejercicios de respiración y beneficiarte de ellos, porque la realidad es que todos calman tu sistema nervioso de diferentes maneras.

Encuentra lo que funciona para tu cuerpo y tus síntomas para ayudar a controlar tu ansiedad. Incluso puede ser útil hablar con un profesional de salud mental sobre posibles opciones de medicamentos y diferentes enfoques de terapia para reducir la ansiedad.

Psiquiatra online en Simplehealth

Elige tu psiquiatra online según disponibilidad, precio o experiencia profesional.

Ver más

Acerca de Simplehealth

Simplehealth es la plataforma de salud mental más innovadora de Chile donde puedes acceder a tratamientos para ansiedad, estrés y depresión de manera fácil, rápido y discreto.

Ofrecemos un test gratuito de ansiedad o depresión que tomará sólo 5 minutos, acceso a psiquiatras y psicólogos especialistas con horas disponibles, recetas electrónicas en tu celular para comprar tus remedios, mensajeria con tu médico o terapeuta para estar en constante contacto y mucho más.

Pareja feliz libre de ansiedad

Artículos relacionados

Terapia Cognitivo Conductual
Mascotas para la Salud Mental
Power walking
Mindfulness
Ejercicio salud mental
Respiración para salud mental
Whatsapp
Mindfulness en la oficina para aliviar el estres

Cómo practicar mindfulness en el trabajo para aliviar el estres

Muchas personas piensan que el mindfulness y el trabajo son cosas totalmente opuestas. Mientras el mindfulness nos genera calma, paz y serenidad, el trabajo puede generar estrés y preocupación.

Aunque sea imposible eliminar el estrés de un día para otro, sí se puede aprender a manejarlo y a lidiar con ello.

Nunca podrás cambiar lo que sucede a tu entorno, ni controlar lo que otras personas hacen que te generen estrés, pero sí puedes practicar formas que te ayudarán a verlo desde otra perspectiva y controlar tus emociones en situaciones estresantes.

Mindfulness

Cómo manejar el estrés

El trabajo involucra reuniones, muchas tareas, jefes o compañeros de trabajo difíciles, por lo que no genera un espacio de mucha calma.

Todos manejamos el estrés de manera diferente. Algunas personas parecen estar completamente tranquilas cuando en realidad su mente está dando puras vueltas. Otros están genuinamente tranquilos por dentro y por fuera.

La atención plena a un problema puede ayudar a convertir situaciones trascendentales en algo más cercano a “no es la gran cosa”.

Estiramiento para aliviar el estres

Hay que recordarse a uno mismo que el mundo no explotará si no se hace todo de inmediato. Al fin y al cabo somos humanos y es normal sentir preocupaciones, miedo y estrés.

Lo mejor que se puede hacer en una situación en la que se acumulan muchos problemas de una vez, es crear una lista de cosas que puedes hacer ese mismo día para mejorarlos y de a poco ir cumpliendo cada una de esas metas sin aún preocuparte por el que viene después.

Psiquiatra online en Simplehealth

Psiquiatra online en Simplehealth

Revisa nuestros psiquiatras disponibles y elige él que más te acomoda según disponibilidad y precio. 3 cuotas precio contado.

Ver más

Aunque todos pensemos que sí, tu cerebro no puede concentrarse en muchas cosas a la vez sin quemarse. Si quieres mantener la calma y la concentración, solo puedes concentrarte en una cosa a la vez.

Te recomiendo hacer eso hasta que esté lo suficientemente hecho, luego tomarse un descanso y luego pasar a lo siguiente en tu lista.

Asegúrate de respirar en el camino. Cuando notes que tus hombros, cuello o pecho estén tensos o que has estado conteniendo tu respiración, es hora de hacer una pausa para cerrar los ojos, quedarte quieto y hacer diez respiraciones profundas.

Esto te ayudará a calmar la mente y el cuerpo y bajará tu estrés y tensión que probablemente no habías notado.

La técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro

La técnica Pomodoro te ayuda a mantenerte concentrado y productivo sin agotarte. Trabajas en una cosa, sin distracciones, durante 25 minutos y luego tomas un descanso de 5 minutos.

Esta media hora es un Pomodoro. Después de unos cuatro Pomodoro, se toma un descanso más largo de 15 minutos.

Te recomiendo dar un paseo, mirar por la ventana o simplemente hacer algo que te aleje del trabajo y no requiera pensar mucho.

Date ese tiempo para desconectarte de lo que estabas haciendo antes y verás que a la hora de volver a tus tareas serás más productivo y te sentirás activado.

Tomar una pausa para bajar el estrés

Está bien dar una pausa

Está totalmente bien relajarse en medio de lo que podría ser algo estresante. Hacer actividades de tu rutina diaria antes del trabajo como vestirse, ducharse o tomar desayuno puede estresarnos un poco por querer hacer todo de manera rápida.

Si sientes que lo mencionado lo realizas de forma apurada te recomiendo despertarte más temprano para tomarte tu tiempo.

Comenzar el día ansioso por querer ahorrar tiempo y llegar rápido al trabajo ya te tendrá tenso y te drenará energía por el resto del día, por lo cual el trabajo probablemente lo sientas más pesado.

En cambio, si te tomas tu tiempo de relajarte, disfrutar el desayuno, la ducha, momentos con tu familia o esos pequeños placeres de la vida llegarás más feliz al trabajo y tus niveles de dopamina serán más altos.

Respirar para aliviar el estrés

Pasos simples para traer más calma cuando te sientas estresado en el trabajo:

La próxima vez que te sientas estresado sigue estos pasos para traer más calma a tu día:

  1. Date cuenta cuando te sientas estresado, tenso, ansioso o alterado.
  2. Tómate una pausa y toma tres respiraciones profundas.
  3. Recuerda que solo eres humano y que lo mejor que puedes hacer es dar lo mejor de tí.
  4. Regresa al presente y piensa en cosas buenas que estés viviendo (si te parece difícil anota 5 cosas que disfrutas hacer y recuerda la felicidad que te trae).
  5. Toma algunas respiraciones profundas más.
  6. Concéntrate en una acción que pueda generar un impacto positivo en tu situación.
  7. Concéntrate en lograrlo sin distraerte en otras ideas. Sumérgete en ello.
  8. Tómate un descanso. Haz algo físico que sea diferente de lo que estabas haciendo (como por ejemplo hacer un estiramiento).
  9. Haz la segunda cosa más importante en tu lista.
  10. Sonríe

Psiquiatra online en Simplehealth

Elige tu psiquiatra online según disponibilidad, precio o experiencia profesional.

Ver más

Acerca de Simplehealth

Simplehealth es la plataforma de salud mental más innovadora de Chile donde puedes acceder a tratamientos para ansiedad, estrés y depresión de manera fácil, rápido y discreto.

Ofrecemos un test gratuito de ansiedad o depresión que tomará sólo 5 minutos, acceso a psiquiatras y psicólogos especialistas con horas disponibles, recetas electrónicas en tu celular para comprar tus remedios, mensajeria con tu médico o terapeuta para estar en constante contacto y mucho más.

Pareja feliz libre de ansiedad

Artículos relacionados

Terapia Cognitivo Conductual
Mascotas para la Salud Mental
Power walking
Mindfulness
Ejercicio salud mental
Respiración para salud mental
Whatsapp
Ansiedad social

5 tips para manejar la ansiedad social

Si sientes que no tienes práctica para socializar después de los últimos años de distanciamiento social o te sientes más ansioso de lo habitual cuando sales para socializar, es totalmente normal. Sin embargo, cuando estos sentimientos llegan a causar angustia, es posible que se trate de un trastorno de ansiedad social.

¿Cómo identificar la ansiedad social?

Si tienes ansiedad que aparece de forma rutinaria en situaciones sociales que te causan angustia o te impide hacer las cosas que quieres hacer, entonces podemos empezar a considerarlo un trastorno. Una persona con trastorno de ansiedad social tiene ansiedad recurrente, pánico o incomodidad significativa en una situación social. La persona trata de evitar esas situaciones, o la enfrentaría con mucha angustia.


Estos son 5 tips que te ayudarán a manejar la ansiedad social:

Si sufres de ansiedad social es recomendable que aprendas a manejarla para mejorar tu trabajo, amistades, relaciones amorosas e incluso tus relaciones familiares.

Hablar en público para mejorar ansiedad social
  1. Practica hablar en público

Para aquellos que tienen un trastorno de ansiedad social de leve a moderado (a los que no le esté causando ataques de pánico), encontrar formas de practicar hablar en público es un buen enfoque.

Esto lo puede practicar con su grupo de amigos o familiares, incluso puede unirse a talleres, grupos o charlas con personas desconocidas. Lo importante aquí es hacerlo de a poco para así no llegar a incomodarse demasiado en el primer intento.

Terapia cognitiva conductual para tratar la ansiedad social
  1. Prueba la Terapia Cognitiva Conductual

La Terapia Cognitiva Conductual, que implica hacer cambios en la forma en que piensas y sientes acerca de una situación, es una de las mejores formas de abordar la ansiedad social.

Esto lo podrás hacer identificando los patrones de pensamiento que hacen que evites las situaciones sociales, como pensar que te van a ver avergonzado, sonrojado, sudado o verte tartamudear. Lee nuestro artículo sobre sobre Terapia Cognitiva Conductual y por qué es una de las mejores formas de tratar la ansiedad y la depresión.

Enfrentar la ansiedad social con amigos
  1. Preséntate gradualmente a situaciones que te provoquen ansiedad.

Identifica ciertas situaciones sociales que te causan miedo y avanza de escenarios más fáciles a más difíciles mientras practicas técnicas de relajación para que puedas tolerar la ansiedad.

Por ejemplo, si te asustan los grupos grandes y en su mayoría los has estado evitando, comienza por salir con un amigo, uno a uno. Luego avanza hasta salir con un pequeño grupo de amigos y repítelo según sea necesario hasta que te sientas más cómodo para ir a un restaurante, un bar o una fiesta donde haya más gente.

Psiquiatra online en Simplehealth

Elige tu psiquiatra online según disponibilidad, precio o experiencia profesional.

Ver más
  1. Pida ayuda a tu redes de apoyo

Puede ser vergonzoso o humillante admitirle a las personas en tu vida que estás ansioso en situaciones sociales. Sin embargo, hacerle saber a un amigo o a un ser querido que necesitas apoyo puede ser un gran impulso para avanzar en tus mejoras.

Muchas veces las personas se sentirán más cómodas si están en una situación social con alguien cercano. Especialmente si alguien ha estado bastante aislado en los últimos tiempos, al principio puede ser útil tener un amigo cuando regrese a una situación social.

Ser amable consigo para ansiedad social
  1. Sé amable contigo

Si tu ansiedad social no desaparece tan rápido como te gustaría, es perfectamente normal. Puede ser que te hayas movido demasiado rápido y necesites pasar más tiempo practicando, o quizás necesitas trabajar más técnicas de relajación y técnicas de distracción. 

Síntomas físicos ansiedad social

Cuándo preocuparse por los síntomas físicos de la ansiedad

Los trastornos de ansiedad social también pueden provocar síntomas físicos. Podrías tener tensión física, lo que podría causar dolores y molestias, como dolor de estómago.

También puedes experimentar síntomas asociados con el pánico, incluso si no tienes un ataque de pánico del todo. Los síntomas de pánico son los latidos rápidos del corazón, dificultad para respirar, una sensación subjetiva de pérdida de control o miedo a una muerte repentina e inminente. 

Psiquiatría online en Simplehealth

Psiquiatras disponibles

Revisa nuestros profesionales y las horas disponibles. Agenda tu hora con psquiatra online.

Ver profesionales

Los trastornos de ansiedad social también pueden provocar síntomas físicos. Podrías tener tensión física, lo que podría causar dolores y molestias, como dolor de estómago. También puedes experimentar síntomas asociados con el pánico, incluso si no tienes un ataque de pánico del todo.

Los síntomas de pánico son los latidos rápidos del corazón, dificultad para respirar, una sensación subjetiva de pérdida de control o miedo a una muerte repentina e inminente.  Puede ser difícil determinar si estos síntomas se deben a la ansiedad o a una afección médica más grave.

Si el dolor desaparece rápidamente después de que se detiene la situación que provoca ansiedad, entonces es más probable que sea ansiedad. Sin embargo, si tienes dudas, definitivamente deberías hablar con un médico psiquiatra al respecto y obtener consejos sobre los signos específicos a los que debes prestar atención y cuáles son sus factores de riesgo.





Pareja feliz libre de ansiedad

Artículos relacionados

Terapia Cognitivo Conductual
Mascotas para la Salud Mental
Power walking
Mindfulness
Ejercicio salud mental
Respiración para salud mental
Whatsapp
Crisis de ansiedad

Crisis de Ansiedad

¿Qué es la Ansiedad?

La ansiedad es un sentimiento de inquietud, preocupación o miedo. Es una reacción natural que se presenta como una respuesta ante situaciones en las que una persona se siente amenazado por un peligro externo o interno. La ansiedad puede volverse problemática cuando es excesiva, difícil de controlar y afecta la vida cotidiana de una persona.

A diferencia de la ansiedad leve y puntual causada por una situación estresante, para una persona con un trastorno de ansiedad, los síntomas no son temporales y pueden empeorar si no se tratan.

Ejemplos del trastorno de ansiedad incluyen Trastorno de Ansiedad Generalizada, Trastorno de Pánico, Trastorno de Ansiedad Social, Trastornos Fóbicos Específicos.

¿Qué es una crisis/ataque de ansiedad?

Las crisis o ataques de ansiedad normalmente se desarrollan gradualmente y se refieren a una respuesta intensa producida por un periodo de ansiedad agudo.

Son estados de ansiedad intensos de breve duración y rápida aparición que se acompañan de síntomas físicos como palpitaciones, miedo, mareos, presión o dolor en el pecho, dificultad para respirar y pensamientos irracionales.

Los síntomas de una crisis de ansiedad parecen a los de un ataque de pánico, sin embargo, es diferente de un ataque de pánico cuyos síntomas son más severos e intensos.

Quien sufre de un ataque de pánico puede creer que va a morir y es más probable que requiera atención médica en comparación con un ataque de ansiedad.

A diferencia de una crisis de pánico, la crisis de ansiedad no corresponde a ningún diagnóstico de los trastornos mentales.

¿Cuál es la diferencia entre una crisis de ansiedad y un ataque de ansiedad?

Es importante destacar que los conceptos de ataque de ansiedad y crisis de ansiedad se utilizan de manera intercambiable, la diferencia es principalmente semántica. Son términos que describen la misma experiencia. 

¿Cuál es la diferencia entre una crisis de ansiedad y una crisis de pánico?

La crisis o ataque de ansiedad y la crisis o ataque de pánico son fenómenos distintos. Aunque popularmente se suelen utilizar como si fueran sinónimos y comparten varios de los síntomas, no deben confundirse.

5 diferencias entre una crisis de ansiedad y una crisis de pánico

  1. La crisis de ansiedad suele desarrollarse gradualmente cuando una persona se siente ansiosa. Un ataque de pánico aparece de forma repentina.
  2. La crisis de ansiedad implica síntomas físicos menos severos, como latidos cardíacos acelerados o un “nudo en el estómago”. Pueden ser variables en cuanto a su intensidad. La crisis de pánico presenta síntomas físicos y sentimientos de miedo y terror tan intensos y perturbadores que la persona teme una pérdida total de control o la muerte inminente.
  3. Los ataques de pánico desaparecen en unos minutos, mientras que los síntomas de ansiedad pueden prolongarse en el tiempo.
  4. La crisis de ansiedad puede ser una respuesta a una preocupación o miedo específico. como un examen, problemas en el trabajo, un problema emocional o de salud. Una crisis de pánico suele ocurrir sin desencadenante alguno y puede ocurrir de manera repentina e inesperada y durar entre unos minutos y una hora, aunque el impacto negativo puede continuar.
  5. La crisis de ansiedad no es una afección diagnosticable mientras la crisis de pánico puede ser un síntoma de trastorno de pánico que es una patología diagnosticable.

Síntomas de la crisis de ansiedad

Algunos de los síntomas y signos que caracterizan al ataque de ansiedad incluyen:

  • Nerviosismo e inquietud
  • Fatiga no justificada por esfuerzo físico o mental
  • Dificultades de concentración
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Problemas de sueño

Síntomas del ataque de pánico

Los síntomas presentados en un ataque de pánico pueden incluir:

  • Miedo a perder el control o enloquecer
  • Miedo a morir de forma inminente
  • Dificultad para respirar, falta de aire, sensación de ahogo
  • Palpitaciones o latidos fuertes
  • Sudoración
  • Temblores musculares
  • Dolor o molestias en el pecho
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Desrealización (sensación de que el mundo exterior no es real) o despersonalización (sensación de no ser uno mismo).

¿Cuáles son las causas de la crisis de ansiedad?

  • Acumulación de estrés por situaciones estresantes como por ejemplo la muerte de algún familiar, presión y estrés en el trabajo o preocupaciones por la situación financiera.
  • Problemas familiares o sentimentales como divorcios o separaciones.
  • Pérdida de la función mental, por ejemplo, memoria a corto plazo
  • Recibir un diagnóstico de una afección de salud severa o crónica que resulta en menor movilidad o función física o mental, y preocupaciones sobre el futuro.
  • Situaciones que cambian la vida, como mudarse de casa o cambiar de trabajo
  • Niños que experimentaron maltratos, traumas o que vivieron eventos traumáticos tienen mayor riesgo de manifestar una crisis de ansiedad en algún momento de sus vidas. Adultos que atraviesan un evento traumático también pueden desarrollar una crisis de ansiedad.

Es importante buscar la evaluación de un profesional de la salud para determinar factores específicos en cada caso.

¿Cuál es la diferencia entre una crisis de ansiedad y la ansiedad normal?

La ansiedad es una respuesta natural ante eventos considerados como amenazantes mientras que la crisis de ansiedad es un episodio intenso y a menudo descontrolado.

Una crisis de ansiedad se distingue de la ansiedad por la gran intensidad de sus síntomas y su rápida aparición. En cuestión de minutos, la crisis de ansiedad alcanza su punto máximo de intensidad, a diferencia de la ansiedad persistente, que se mantiene de manera más constante en el tiempo, con fluctuaciones más lentas y graduales.

¿Cuánto duran las crisis de ansiedad?

La duración de un ataque de ansiedad puede variar considerablemente entre individuos y situaciones. En general, un ataque de ansiedad puede durar desde unos minutos hasta alrededor de 30 minutos. Sin embargo, en algunos casos, los ataques de ansiedad pueden prolongarse por más tiempo.

La intensidad y la duración de un ataque de ansiedad están influenciadas por diversos factores, como la gravedad del trastorno de ansiedad, la respuesta individual al estrés, la presencia de factores desencadenantes y la efectividad de las estrategias de afrontamiento utilizadas.

Es importante señalar que, aunque un ataque de ansiedad puede ser breve, la recuperación emocional y física puede llevar más tiempo. Además, la frecuencia y la duración de los ataques pueden variar a lo largo del tiempo y con el tratamiento adecuado pueden reducirse. Si experimentas ataques de ansiedad recurrentes, es fundamental buscar la orientación de un profesional de la salud mental para una evaluación y tratamiento adecuados.

¿Cómo prevenir las crisis de ansiedad?

Prevenir las crisis de ansiedad implica adoptar un enfoque integral que aborde diversos aspectos de la vida. Aquí hay 11 estrategias que pueden ayudar en la prevención de las crisis de ansiedad:

  1. Manejo del estrés:

Aprender técnicas efectivas para manejar el estrés como la meditación, la respiración profunda y la práctica regular de actividades relajantes.

  1. Establecer rutinas saludables:

Mantener hábitos de vida saludables, incluyendo una dieta balanceada, ejercicio regular y un sueño adecuado.

  1. Identificar y abordar factores desencadenantes:

Reconocer los factores que desencadenan los ataques de ansiedad y trabajar en abordarlos de manera proactiva.

  1. Limitar el consumo de estimulantes:

Reducir o elimina el consumo de sustancias estimulantes como cafeína y nicotina, que pueden aumentar la ansiedad.

  1. Terapia:

La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser eficaz para identificar y cambiar patrones de pensamiento que contribuyen a la ansiedad.

  1. Ejercicio regular:

La actividad física regular ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Encuentra una forma de ejercicio que disfrutes y sea sostenible.

  1. Construir una red de apoyo:

Mantener conexiones sociales sólidas y comparte tus preocupaciones con amigos o seres queridos.

  1. Prácticas de Atención Plena o Mindfulness:

La atención plena (mindfulness) puede ayudar a mantenerse en el presente y reducir la rumiación mental.

  1. Gestión del tiempo:

Organiza tu tiempo de manera efectiva para evitar sentirte abrumado. Establece prioridades y delega tareas cuando sea posible.

  1. Descanso y relajación:

Dedica tiempo regularmente para descansar y relajarte. Practica actividades que te brinden placer y calma.

  1. Consulta profesional:

Si experimentas ansiedad de manera recurrente, o has tenido crisis de ansiedad recurrentes, busca la ayuda de un profesional de la salud mental para evaluación y orientación.

Cada persona es única, por lo que es importante personalizar las estrategias de prevención según las necesidades individuales. Trabajar en la prevención de forma continua y adaptativa puede ser clave para mantener la salud mental a largo plazo.

¿Cómo controlar un ataque de ansiedad?

Si tienes un ataque de ansiedad, puedes probar estas técnicas para calmarte:

  1. Controlar la respiración: Inhalando profundamente y retenerlo un momento contando se consigue distraer la mente y desviar la atención a otro foco. Al respirar más tranquilamente se puede además regular mejor el ritmo cardiaco. Aquí puedes aprender las técnicas de respiración.
  2. Buscar un lugar en el que sentir calma
  3. Cerrar los ojos
  4. Practicar meditación o la conciencia plena (Mindfulness)
  5. Enfocarte en un objeto
  6. Usar técnicas de relajación muscular
  7. Imaginar tu lugar feliz
  8. Aflojar la ropa, para evitar presiones
  9. Buscar una postura cómoda
  10. Fijar la mente en una imagen tranquilizadora
  11. Repetir frases para tranquilizarse

En el caso que los síntomas parezcan más a un ataque de pánico, recomendamos revisar qué hacer en caso de sufrir un ataque de pánico.

¿Cómo ayudar a una persona con una crisis de ansidad?

 

Crisis de pánico

Crisis de Pánico

¿Qué es un ataque de pánico?

Una crisis o ataque de pánico es un episodio puntual y repentino de miedo intenso con síntomas físicos y emocionales agudos y abrumadores.

Los síntomas pueden incluir palpitaciones, sudoración, temblores, dificultad para respirar y una sensación de pérdida de control. Muchas personas sienten que están teniendo un ataque cardíaco o, incluso, que van a morir.

Estos ataques son eventos aislados y pueden ocurrir a cualquier persona, sin existir ningún peligro real u otra razón aparente.

Las crisis de pánico no son peligrosas, pero pueden ser muy incómodas y provocar mucho miedo. Si no se tratan, pueden empeorar y afectar de manera negativa la calidad de vida. Por otro lado, el tratamiento puede ser muy eficaz.

¿Cuál es la diferencia entre una crisis de pánico y un ataque de pánico?

Es importante destacar que los conceptos de ataque de pánico y crisis de pánico se utilizan de manera intercambiable, la diferencia es principalmente semántica. Son términos que describen la misma experiencia.

Tanto una crisis de pánico como un ataque de pánico se refieren a episodios intensos de miedo o malestar con síntomas físicos y psicológicos abruptos. Son términos equivalentes que describen experiencias similares.

Qué es un Trastorno de pánico?

Mientras que una crisis de pánico es un evento aislado, un trastorno de pánico es cuando la persona experimenta recurrentes crisis de pánico y además tiene una preocupación constante de sufrir otros ataques, provocando cambios en el comportamiento para evitar estas situaciones.

En resumen, una crisis de pánico es un evento único y aislado, mientras que el trastorno de pánico implica la repetición de estos ataques, es decir, no es puntual, sino que puede ocurrir en varias ocasiones.

Cuál es la diferencia entre un ataque de pánico y un ataque de ansiedad?

La crisis o ataque de pánico y la crisis o ataque de ansiedad son fenómenos distintos. Mientras que una persona que está viviendo una crisis de pánico presentará los síntomas de forma repentina, una persona que presenta una crisis de ansiedad (también llamado crisis de angustia) presentará los síntomas de manera gradual, empezando de a poco e incrementando su intensidad.

Estas son las principales diferencias entre las crisis de pánico y las crisis de ansiedad:

  • Intensidad: Los síntomas de un ataque de pánico son intensos y perturbadores. Los síntomas de la crisis de ansiedad pueden ser variables en cuanto a su intensidad.
  • Severidad: Los síntomas físicos de un ataque de pánico son más severos que los de una crisis de ansiedad
  • Síntoma: Durante un ataque de pánico, la respuesta autónoma de pelea o huida del cuerpo toma el control.
  • Duración: La crisis de pánico es más intensa y de corta duración en comparación con la crisis de ansiedad, que puede persistir durante un período más largo y a menudo se desarrolla gradualmente.
  • Desencadenante: Los ataques de pánico suelen ocurrir sin desencadenante alguno. La crisis de ansiedad responde a factores estresantes o amenazas percibidas por el sujeto.

¿Cómo empiezan los ataques de pánico?

Los ataques de pánico suelen empezar de manera repentina y pueden alcanzar su punto máximo en cuestión de minutos. Pueden ser desencadenados por situaciones estresantes o surgir sin una causa aparente.

La persona afectada puede comenzar a sentir una fuerte sensación de miedo o catástrofe inminente, hiperventilación o sensación de dificultad para respirar o sofocación, transpiración, taquicardia con la sensación de una creciente presión en el pecho, náuseas y malestar estomacal, entumecimiento u hormigueo en manos, pies o cara.

Síntomas de una crisis de pánico

Las crisis de pánico suelen incluir alguno de los siguientes signos o síntomas, que pueden variar en intensidad y duración:

  • Palpitaciones, frecuencia cardíaca rápida o latidos cardíacos fuertes.
  • Dolor o sensación de molestia y presión en el pecho.
  • Dificultad para respirar o sensación de ahogo o asfixia.
  • Transpiración excesiva, temblores o sacudidas, escalofríos.
  • Dolor de cabeza, náuseas, malestar estomacal.
  • Mareo o sensación de desmayo.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en manos, pies o cara.
  • Sensación de peligro o fatalidad inminente
  • Sensación de irrealidad, separación o desconexión.
  • Miedo a perder el control o volverse loco. Miedo a morir.

Aunque pueden ser extremadamente incómodos y hasta pueden confundirse con un ataque cardíaco, los ataques de pánico no constituyen un peligro médico.

¿Cuánto dura un ataque de pánico?

La mayoría de los ataques no duran más de 20 a 30 minutos, ya que el cuerpo no puede mantener un estado de activación tan intenso durante un período prolongado.  No obstante, algunos síntomas pueden continuar durante una o varias horas mientras los efectos físicos y emocionales pueden persistir por más tiempo.

Los ataques de pánico generalmente alcanzan su máxima intensidad entre 10 a 20 minutos y pueden ocurrir con tanta frecuencia como varias veces al día, o tan poco como unas cuantas veces al año.

Causas

Las causas exactas de los ataques de pánico no siempre son claras, pero se cree que pueden estar relacionadas con factores como:

  • El estrés
  • La genética (antecedentes familiares)
  • Desequilibrios químicos en el cerebro
  • Cambios hormonales.

Situaciones traumáticas o experiencias estresantes también pueden provocar una crisis de pánico en algunas personas. Es importante buscar la evaluación de un profesional de la salud para determinar factores específicos en cada caso.

Qué hacer en caso de sufrir un ataque de pánico?

Estas 6 cosas puedes hacer cuando te da una crisis de pánico:

  1. Reconocer que se trata de un ataque de pánico y recordar que si bien los síntomas pueden ser muy molestosos e intensos, no va a ocurrir nada fatal.
  2. Aunque parezca que el ataque no va a terminar nunca, recordar que el ataque es temporal y llegará a su máximo en algunos minutos.
  3. En vez de enfocarse en lo que se está sintiendo, relajarse lo más posible. Buscar un entorno tranquilo. Sentarse y aplicar técnicas de relajación como respirar profunda y lentamente, la visualización y enfocarse en pensamientos tranquilizadores.
  4. Evitar la hiperventilación que puede agravar la sensación de pánico. Evita la hiperventilación practicando alguna de las técnicas de respiración como por ejemplo la técnica de respiración 4-7-8, la respiración diafragmática, la respiración de resonancia o la respiración alterna. También puedes respirar cubriendo la nariz y la boca con una bolsa de papel.
  5. Buscar apoyo de personas de confianza.
  6. Consultar a un profesional de la salud para abordar la recurrencia.

Otras cosas que puedes hacer para calmar un ataque de pánico incluyen practicar Mindfulness o la atención plena, enfocarse en un objeto, imaginar un lugar feliz, tensar y relajar los grupos musculares. Por lo general los ataques de pánico no requieren atención de urgencia a menos que existan complicaciones graves. Sin embargo, siempre es aconsejable consultar con un profesional de la salud para evaluar tu situación específica y recibir orientación adecuada.

¿Cómo ayudar a una persona con un ataque de pánico?

Para ayudar a alguien con un ataque de pánico puedes:

  1. Mantener la calma y tranquilizar a la persona.
  2. Ayudarle a concentrarse en su respiración que debe ser profunda y lenta.
  3. Ofrecerle apoyo emocional sin minimizar sus sentimientos.
  4. Llevarla a un lugar tranquilo, alejándola de las situaciones de estrés o ansiedad.
  5. Ser comprensivo y paciente. Evitar juzgar o criticar.

Si es necesario, buscar ayuda profesional.

¿Cómo prevenir un ataque de pánico?

No existe una manera segura de evitar o prevenir completamente las crisis de pánico, pero hay estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo. Algunas sugerencias incluyen:

  1. Manejo del Estrés: Practicar técnicas de manejo del estrés, como la meditación, el yoga o la respiración profunda, puede ayudar a reducir la ansiedad.
  2. Ejercicio Regular: La actividad física regular puede ayudar a liberar tensiones y reducir los niveles de ansiedad.
  3. Descanso suficiente: Asegurarse de tener una buena higiene del sueño puede contribuir al bienestar mental.
  4. Evitar estimulantes: Estas sustancias pueden desencadenar o empeorar los síntomas. Reducir el consumo de cafeína y otros estimulantes puede disminuir la ansiedad.
  5. Buscar ayuda profesional: Consultar lo antes posible a un profesional de la salud mental para recibir orientación y tratamiento para los ataques de pánico, para evitar que profundicen o se vuelvan más frecuentes. Cumplir con el plan de tratamiento para evitar las recaídas o el agravamiento de los síntomas de las crisis de pánico.
  6. Establecer Rutinas: Mantener una rutina diaria puede proporcionar estructura y previsibilidad, reduciendo la ansiedad.
  7. Evitar estímulos desencadenantes: Identificar y evitar situaciones o estímulos que generen ansiedad puede ser útil.

Si experimentas ataques de pánico recurrentes, se trata de un trastorno de pánico. Es fundamental buscar la ayuda de un profesional de la salud para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado. Hay muchos fármacos que pueden prevenir o reducir en gran medida el número e intensidad de las crisis de angustia.

Cuándo debes consultar con un médico

Es recomendable buscar atención médica en los siguientes casos:

  1. Frecuencia: Si los ataques de pánico son recurrentes.
  2. Gravedad: Cuando los síntomas son intensos y difíciles de manejar.
  3. Preocupación constante: Si los síntomas generan ansiedad anticipatoria, es decir, la preocupación constante de experimentar otro ataque.
  4. Impacto en la salud física: Si experimentas síntomas físicos que afectan tu bienestar general.
  5. Dificultades para manejarlo: Si resulta difícil manejar los síntomas por ti mismo.
  6. Síntomas adicionales: Si presentas síntomas de ansiedad generalizada u otros problemas de salud mental.
  7. Impacto en la vida cotidiana: Si los ataques afectan significativamente tu trabajo, relaciones o actividades cotidianas.

Una crisis de pánico puntual no suele requerir atención de urgencia. Sin embargo, puede ser necesario si tienes dificultades para respirar, dolor en el pecho, síntomas similares a los de otros problemas de salud graves, como un ataque cardíaco u otros síntomas que podrían indicar una emergencia médica.

En situaciones menos urgentes, considera agendar una consulta con un médico de atención primaria o un profesional de la salud mental para obtener orientación y evaluación adicional. Los síntomas de las crisis de pánico son difíciles de controlar por cuenta propia y pueden empeorar si no se tratan.

Diagnóstico del trastorno de pánico

No todas las personas que sufren crisis de pánico tienen un trastorno de pánico. El médico determinará si sufres de crisis de pánico puntual, un trastorno de pánico u otro trastorno, como problemas de corazón o tiroides que producen síntomas parecidos a los ataques de pánico. Para diagnosticar un trastorno de pánico, el profesional de la salud puede hacer lo siguiente:

  1. Verificar si tienes crisis de pánico frecuentes e inesperadas.
  2. Verificar si tienes una preocupación constante por la posibilidad de experimentar otro ataque.
  3. Verificar si has cambiado tu comportamiento de manera significativa, como por ejemplo evitar situaciones que crees que pueden desencadenar un ataque de pánico.
  4. Descartar que los ataques de pánico no se deben al consumo de medicamentos u otras sustancias, a una enfermedad ni a otro trastorno relacionado con la salud mental, como fobia social o trastorno obsesivo compulsivo.
  5. Realizar un examen físico completo incluyendo un análisis de sangre para descartar otras condiciones médicas que puedan estar contribuyendo a los síntomas. Puede incluir una verificación de la tiroides y análisis del corazón, como un electrocardiograma.
  6. Realizar una evaluación psicológica para hablar de los síntomas, preocupaciones, situaciones que te generan estrés, problemas en tus relaciones, antecedentes familiares y tu consumo de alcohol u otras sustancias.
  7. Exclusión de Otras Condiciones: Se pueden realizar pruebas o exámenes para descartar otras condiciones médicas que puedan estar contribuyendo a los síntomas.

Tratamiento para ataques de pánico

Las opciones de tratamiento para los ataques de pánico son principalmente farmacoterapia (medicamentos) y psicoterapia. La combinación de las dos opciones suele ser muy eficaz para abordar los ataques de pánico de manera integral. La decisión de incluir una o ambas opciones depende de la gravedad del trastorno de pánico, tu historia clínica y tus preferencias.

Medicamentos utilizados para tratar el trastorno de pánico

Los medicamentos pueden ayudar a disminuir los síntomas de los ataques de pánico. Varios tipos de medicamentos han demostrado ser efectivos para el control de los síntomas de los ataques de pánico. Los siguientes medicamentos pueden recetarse según la evaluación del profesional de la salud:

  • Antidepresivos inhibidores tipo ISRS como Citalopram, Escitalopram, Fluoxetina y Sertralina.
  • Antidepresivos inhibidores tipo IRSN como Venlafaxina y Duloxetina.
  • Psicotrópicos del tipo Benzodiazepinas como Clonazepam y Clotiazepam. Estos medicamentos tienen efectos ansiolíticos, sedantes e hipnóticos, por lo que normalmente se utilizan a corto plazo y en casos de urgencia.

Otros medicamentos pueden recetarse según la evaluación del profesional de la salud. El tratamiento farmacológico puede contribuir a reducir la intensidad y la frecuencia de las crisis de pánico y a mejorar la calidad de la vida cotidiana.

Es esencial programar controles periódicos con el profesional de la salud para realizar un seguimiento farmacoterapéutico para la evaluación continua de síntomas, ajustes de dosis, efectividad, seguridad y necesidad de los medicamentos que forman parte del tratamiento.

Psicoterapia para tratar el trastorno de pánico

La psicoterapia es importante para el tratamiento de las crisis de pánico por varias razones:

  1. Ayuda a identificar las causas de los ataques de pánico, como patrones de pensamiento negativos o experiencias traumáticas.
  2. Proporciona herramientas y estrategias de afrontamiento efectivas para manejar la ansiedad y prevenir futuros ataques.
  3. La terapia cognitivo-conductual aborda y modifica patrones de pensamiento negativos que contribuyen a la ansiedad y los ataques de pánico.
  4. Entrega herramientas para prevenir recurrencias y manejar situaciones desafiantes de manera más efectiva.
  5. Ofrece apoyo emocional para expresar emociones y trabajar en la construcción de la resiliencia emocional.

Es importante destacar que los resultados del tratamiento psicoterapéutico pueden llevar tiempo y esfuerzo. Puede que empieces a ver una disminución en los síntomas después de algunas semanas, continuando la terapia varios meses más para que los síntomas se reduzcan de manera notable o desaparezcan.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para experimentar ataques de pánico pueden variar entre individuos. Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir crisis de pánico incluyen:

  1. Antecedentes Familiares: Tener familiares con antecedentes de trastornos de ansiedad o ataques de pánico.
  2. Experiencias Traumáticas: Vivir eventos traumáticos o estresantes, como abuso, pérdidas significativas, enfermedades o accidentes graves.
  3. Cambios importantes en la vida: Como por ejemplo un divorcio u otro cambio estresante en tus relaciones.
  4. Problemas de Salud Mental: Otros trastornos de salud mental, como la depresión o el trastorno de ansiedad generalizada, pueden aumentar el riesgo de ataques de pánico.
  5. Altos niveles de estrés: Niveles de estrés altos y crónicos pueden desencadenar ataques de pánico en algunas personas.
  6. Uso de Sustancias: El consumo de sustancias como cafeína, nicotina o drogas ilícitas.
  7. Cambios Hormonales: Cambios hormonales, como los asociados con la menopausia o el embarazo.
  8. Personalidad ansiosa: Tener una personalidad ansiosa o perfeccionista puede influir en la propensión a las crisis de pánico.

La presencia de uno o varios de estos factores no garantiza la aparición de crisis de pánico, pero pueden contribuir a la probabilidad de experimentarlas.

Preguntas frecuentes sobre las crisis de pánico

Las crisis de pánico pueden ocurrir en diversas situaciones cotidianas que te generan estrés o preocupación, como por ejemplo: Cuando estás conduciendo, en un centro comercial u otro lugar público, durante reuniones, eventos u otras interacciones sociales que generan ansiedad, en situaciones laborales estresantes, presentaciones o reuniones importantes, en espacios cerrados o abiertos (para la gente que sufre de claustrofobia o agorafobia), durante la noche cuando estás durmiendo.

Es importante señalar que los desencadenantes de las crisis de pánico son individuales y pueden variar.

Los ataques de pánico son difíciles de predecir, a menos que hayas tenido varios ataques y reconozcas los síntomas típicos. Las señales o situaciones que pueden indicar la posibilidad de un ataque de pánico pueden incluir:

  • Ciertas sensaciones físicas como palpitaciones, sudoración excesiva o mareos.
  • Situaciones que históricamente han desencadenado ataques de pánico.
  • Altos niveles de estrés crónico
  • Alteraciones en la respiración, como la hiperventilación.
  • Variaciones en el estado de ánimo, como irritabilidad o nerviosismo

Las personas que experimentan ataques de pánico suelen describir una combinación de síntomas físicos, emocionales y cognitivos. Los síntomas de un ataque de pánico pueden incluir palpitaciones o latidos cardíacos acelerados, dolor o molestias en el pecho, una sensación de falta de aire o dificultad para respirar. transpiración excesiva y temblores. También pueden tener pensamientos catastróficos y sentir miedo intenso o pánico.

Muchas personas se preguntan por qué dan los ataques de pánico. Pueden ser desencadenadas por una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales, incluyendo factores biológicos, psicológicos y ambientales, cambios hormonales y otros problemas de salud.

Algunas investigaciones sugieren que la reacción natural de nuestro cuerpo de luchar o huir ante el peligro está relacionada con los ataques de pánico. Ver más sobre las causas de los ataques de pánico.

Casi un 5% de los adultos experimentan una crisis de pánico en algún momento de su vida, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

En Chile, la cifra es idéntica con una estimación de un 5% de la población haber sufrido de una crisis de pánico, las que suelen aparecer inicialmente alrededor de los 20 a 30 años y con más frecuencia en mujeres.

El trastorno de pánico es dos veces más común en las mujeres que en los hombres. Los síntomas por lo general comienzan antes de los 25 años de edad, pero pueden ocurrir hacia los 35 años. El trastorno de pánico también se puede presentar en niños, pero no suele diagnosticarse hasta que son mayores.

Es importante señalar que, si experimentas una crisis de pánico, es fundamental buscar la orientación de un profesional de la salud mental. Sin embargo, hay algunas estrategias naturales que podrían ayudar en la gestión de los ataques de pánico:

  1. Practicar la respiración profunda.
  2. Practicar mindfulness y meditación regularmente.
  3. Realizar actividad física y ejercicios regulares.
  4. Mantener una dieta balanceada.
  5. Evitar estimulantes como la cafeína.
  6. Asegurar un descanso suficiente y buen higiene de sueño.
  7. Reducir o evitar el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias psicoactivas.
  8. Mantener conexiones sociales sólidas y hablar sobre tus sentimientos con amigos, familiares o profesionales.
  9. Tomar hierbas relajantes como la manzanilla o la valeriana por sus propiedades relajantes.
  10. Iniciar la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), una forma de terapia eficaz para abordar la ansiedad y los ataques de pánico.

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para prevenir un ataque de pánico:

  • Aprender y practicar técnicas de relajación.
  • Evitar el alcohol, la cafeína, la nicotina y las drogas.
  • Informarte sobre la ansiedad y sus síntomas.
  • Desviar la atención del problema.
  • Interpretar los problemas como un desafío, no como una amenaza.
  • Acudir a un profesional si consideras que sufres de ansiedad o gran estrés
  • Algunas estrategias para detener un ataque de pánico incluyen:

    • Usar la respiración profunda.
    • Reconocer que estás teniendo un ataque de pánico.
    • Cerrar los ojos.
    • Practicar la conciencia plena Mindfulness.
    • Encontrar un objeto de enfoque.

    Para mayor información, revisa la sección de qué hacer en caso de sufrir un ataque de pánico.

    Hay varias estrategias que puedes probar para ayudarte a calmar un ataque de pánico y recuperar el control:

    1. Respiración profunda: Practica ejercicios de respiración profunda para ayudar a reducir la intensidad de los síntomas. Inhala profundamente por la nariz durante unos segundos, mantén la respiración y luego exhala lentamente por la boca. Repite este proceso varias veces.

    2. Enfócate en el presente: Intenta mantenerte en el momento presente. Concéntrate en tus sentidos, como lo que ves, escuchas, tocas y saboreas, para distraer tu mente de pensamientos ansiosos.

    3. Usa mantras o frases calmantes: Repite mantras positivos o frases tranquilizadoras para ti mismo, como “Esto pasará”, “Puedo manejar esto” o “Esto no es peligroso”.

    4. Busca un lugar tranquilo: Si es posible, retírate a un lugar tranquilo donde te sientas seguro y cómodo.

    5. Visualización guiada: Cierra los ojos y visualiza un lugar o situación tranquila y segura. Imagina todos los detalles sensoriales para crear una sensación de calma.

    6. Contacta a alguien de confianza: Si estás solo, intenta comunicarte con alguien de confianza que pueda brindarte apoyo y tranquilidad.

    7. Evita estímulos desencadenantes: Si identificas un estímulo desencadenante, como lugares abarrotados o situaciones estresantes, trata de alejarte de ellos temporalmente.

    8. Considera la Terapia Online: En situaciones de emergencia, la terapia online puede ser una opción para obtener apoyo inmediato de un profesional de la salud mental.

    Recuerda que cada persona es diferente y puede responder de manera diferente a estas estrategias. Si experimentas ataques de pánico con frecuencia o si tus síntomas son graves, es importante buscar ayuda profesional. Un terapeuta o médico puede ayudarte a desarrollar un plan de tratamiento personalizado para manejar tus ataques de pánico de manera efectiva.

    Test de ansiedad y crisis de pánico

    Realizar un test online de ansiedad puede ser un paso útil para conocer los síntomas de la ansiedad y saber si se trata de una preocupación temporal o algo que necesita atención profesional.

    El test incluye preguntas sobre la crisis de pánico para determinar si se trata de un evento aislado o un trastorno.

    Puede ser el primer paso en el proceso de buscar ayuda profesional, motivándo a buscar una evaluación más completa realizada por un profesional de la salud mental.

    Te invitamos a realizar este test online gratuito que puedes completar en 5 minutos y recibir un diagnóstico preliminar. El test ha sido validado científicamente y lo puedes realizar en la privacidad de tu casa.

    hacer test
    Test de ansiedad
    Psicología

    Psicología en Simplehealth

    ¿Qué es la Psicología?

    La psicología es una disciplina científica y que se dedica al estudio del comportamiento y de los procesos mentales de las personas.

    Se enfoca en comprender cómo las personas piensan, sienten y actúan tanto en situaciones normales como bajo presión.

    En la práctica la psicología se aplica para ayudar a resolver problemas en la vida de las personas, en áreas como la salud, la educación, el trabajo, las relaciones humanas, y el tratamiento de trastornos mentales.

    La psiquiatría por otro lado es una especialidad de la medicina que estudia, diagnostica y trata los trastornos mentales. La psiquiatría tiene múltiples opciones terapéuticas para el tratamiento de estos trastornos, desde psicofármacos hasta diferentes formas de psicoterapia.

     
    Terapia

    ¿Qué hace un psicólogo?

    El psicólogo es un profesional especializado en el estudio del comportamiento humano y de los procesos mentales.

    El psicodiagnóstico es un proceso por el cual el psicólogo evalúa al paciente y detecta trastornos de Salud Mental como Ansiedad, Depresión, Fobias, Estrés, Traumas, Adicciones y más. 

    Los tratamientos psicológicos consisten en psicodiagnósticos e intervenciones psicoterapéuticas. Estas son las terapias que necesita el paciente para superar sus dificultades.

    En el caso que el paciente necesite un tratamiento farmacológico, el psicólogo debe derivarlo a un psiquiatra quien le recetará los medicamentos.

    Terapias online

    Un psicólogo online ofrece terapia a través de plataformas online y realizada por videoconferencia, lo cual facilita el acceso a la atención psicológica, especialmente para personas con poco tiempo, en áreas remotas o con limitaciones de movilidad.

    La terapia online permite a los pacientes reservar consultas y recibir terapia desde la comodidad del hogar, sin tener que preocuparse por el tiempo de desplazamiento o los problemas logísticos relacionados con las visitas presenciales. Esto reduce el tiempo y los costos asociados con el traslado.

    Psicologo online La terapia online ofrece mayor disponibilidad de horarios, lo cual es beneficioso para pacientes con agendas apretadas que dificultan las visitas presenciales.

    Al realizar la terapia psicológia online en el ambiente privado del hogar, pacientes se sienten más cómodos y con mayor privacidad.

    Facilita la continuidad del tratamiento, dado que es más fácil no interrumpirlo por causa de pandemias, situaciones de emergencia, vacaciones y viajes.

    Las plataformas online permiten un fácil registro y seguimiento de la información del paciente, lo que puede mejorar la calidad y reducir la duración del tratamiento. Facilita un enfoque de tratamiento integral al permitir una colaboración más fluida con otros profesionales de la salud a través de plataformas digitales, 

    Para poder atenderse con un psicólogo en línea es necesario tener una conexión a internet estable y un computador o celular con una buena cámara.

    ¿Cuál es la diferencia entre un

    psicólogo y un psiquiatra?

    Mientras que los psicólogos se centran en el estudio del comportamiento humano y la psicoterapia, psiquiatras son médicos con un enfoque en los aspectos biológicos de los trastornos mentales y pueden prescribir medicamentos. Ambas profesiones son complementarias y juegan roles cruciales en el campo de la salud mental.

    Diferencia-psiquiatra-psicologo

    Psicólogo

    • Un psicólogo tiene un título en Psicología. No son médicos, ni estudian medicina. Se especializa en la psicología clínica y las técnicas de terapia.
    • Se centran más en la terapia y en las técnicas de intervención psicológica como la cognitivo conductual, psicoanálisis.
    • En la mayoría de los países, Chile incluido, los psicólogos no pueden prescribir medicamentos.
    • Se especializan en proporcionar terapia y técnicas para ayudar a los pacientes a manejar sus problemas, cambiar comportamientos y superar desafíos emocionales.

    Médico Psiqiuiatra

    • Un psiquiatra tiene estudios médicos completos y formación clínica en el diagnóstico y tratamiento de trastornos mentales.
    • Dado que son médicos, los psiquiatras se enfocan en los aspectos biológicos y neurológicos de los trastornos mentales y utilizan medicamentos como parte principal de su tratamiento.
    • Como médicos, tienen la autoridad para prescribir medicamentos, lo cual es una parte central de su práctica.
    • A menudo se centran en el manejo y estabilización de trastornos mentales, especialmente aquellos que requieren cuidados médicos y farmacológicos.
    Psicologia online

    ¿Qué enfermedades tratan los psicólogos?

    Los psicólogos se encargan de tratar diversas enfermedades o trastornos como:

    • Ansiedad y depresión
    • Fobia social
    • Trastornos relacionados con adicciones y sustancias
    • Estrés
    • Timidez y fobia social
    • Trastornos de la alimentación y del sueño
    • Traumas
    • Disfunciones sexuales
    • Trastorno bipolar
    • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
    • Trastorno por estrés postraumático
    • Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

    ¿Qué es la Salud Mental?

    La salud mental afecta la forma en que pensamos, sentimos, actuamos, tomamos decisiones y nos relacionamos con los demás.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar físico, mental y social.

    La salud mental también incluye el equilibrio emocional y psicológico que permite a cada persona interactuar con su entorno, disfrutar la vida, trabajar y enfrentar sus altibajos, abordando las demandas cotidianas y desarrollando su potencial.

    Sentirse triste, tenso, enojado, ansioso o de mal humor es normal, pero cuando estos sentimientos persisten, o comienzan a interferir con su vida diaria, pueden ser parte de un problema de salud mental.

    La salud mental tiene una influencia directa sobre la calidad de vida de las personas y el desarrollo económico del país.


    ¿Cuándo debes ir a un psicólogo?

    Una persona debería buscar la ayuda de un psicólogo cuando experimenta síntomas persistentes de trastornos mentales y que afectan su rutina diaria.

    Esto incluye una pérdida de peso inesperada, dormir demasiado o muy poco, dificultades con la memoria o la concentración, cambios en el estado de ánimo, pensamientos inusuales o extraños y en general, cualquier pensamiento, emoción o conducta que impacte negativamente en las relaciones familiares, sociales o profesionales.

    ¿Cuándo deberías recurrir a un psiquiatra?

    conoce LOS

    pSICÓLOGOS ONLINE

    en Simplehealth

    Conoce los Psicólogos en Simplehealth

    alejandra mertens
    psicóloga

    precio: $40.000

    Especialista en terapia centrada en la compasión en adultos y niños. Máster en Psicoterapia Breve Estratégica.

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    Psicólogo Felipe Martinez

    felipe martinez
    psicólogo

    precio: $55.000

    Psicólogo de orientación psicoanalítica, experto en psicodiagnóstico con test de Rorschach.

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    Paula Thomassen

    paula thomassen
    PSICÓLOGA CÓGNITIVA CONDUCTUAL

    precio: $55.000

    Psicóloga clínica con orientación cognitivo conductual e integrativa, con uso de Mindfulness.

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    Angiolina Benghi

    angiolina benghi
    PSICÓLOGA COGNITIVO CONDUCTUAL

    precio: $35.000

    Especialista en Psicoterapia de enfoque cognitivo conductual adultos y Psicooncología adultos.

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    GRISSELLE TSUKAME
    psicóloga

    precio: $30.000

    Especialista en psicoterapia de enfoque psicoanalítico juvenil-adulto.

     

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    Valeria Guasch

    VALERIA GUASCH
    PSICÓLOGA

    precio: $30.000

    Especialista en psicoterapia con enfoque psicoanalítico de adultos. Master en psicología e intervención en salud mental.

    ver disponibilidad

    Ver ficha completa

    Test de ansiedad o depresión

    Realizar un test online de ansiedad o depresión puede ser un paso útil para conocer los síntomas de la ansiedad o la depresión y saber si se trata de una preocupación temporal o algo que necesita atención psicológica.

    Puede ser el primer paso en el proceso de buscar ayuda de un psicólogo, motivándo a buscar una evaluación más completa realizada por un profesional de la salud mental.

    Elige un test online que sea fácil de acceder, validado científicamente y que se pueda realizar en la privacidad de la casa.

    hacer test
    Test de ansiedad

    Consejos para la primera consulta con el psicólogo – presencial u online

    1. Prepárate para contarle al psicólogo sobre los síntomas y molestias de tu salud mental que has tenido.
    2. Llega a la consulta o conéctate a la videoconsulta por lo menos 5 minutos antes de comenzar la consulta.
    3. Cuéntale sobre dificultades que has tenido para superar problemas o tomar decisiones, cambios en tu estado de ánimo, ansiedad o preocupación excesiva por algún tema, pensamiento acelerado o lento, cambios de humor muy extremos entre otras cosas.
    4. Durante la primera consulta, el psicólogo realizará una evaluación inicial que puede incluir preguntas sobre tu historia clínica, síntomas actuales y antecedentes familiares.

    Si tienes síntomas de ansiedad o depresión, puede ser beneficioso realizar un test online antes de la consulta para saber la intensidad de tus síntomas y poder conversarlo con tu psiquiatra.

    Ansiedad - una guia completa

    Ansiedad – síntomas, tratamientos e información

    Descripción general de Ansiedad

    ¿Alguna vez te has sentido abrumado por preocupaciones que parecen incontrolables, o experimentado ese nerviosismo persistente que te impide disfrutar del momento?

    En un mundo donde el ritmo acelerado de la vida parece no dar tregua, la ansiedad se ha convertido en problema para muchos.

    La ansiedad afecta a nuestra vida diaria, impactando relaciones, trabajo y bienestar personal. Sentir ansiedad de vez en cuando es parte normal de la vida, pero cuando se convierte en preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias, es probable que se trate de un trastornos de ansiedad.

    A continuación exploraremos todas las facetas de la ansiedad, ofreciendo información relevante sobre el tema: Los tipos de ansiedad, síntomas, cuándo consultar a un médico, sus causas, consejos para aliviarla, cómo diagnosticarla, cómo tratarla y mucho más.

    ¿Qué es la Ansiedad?

    La ansiedad es un sentimiento de inquietud, preocupación o miedo. Es una reacción natural que se presenta como una respuesta ante situaciones estresantes o inciertas. La ansiedad puede volverse problemática cuando es excesiva, difícil de controlar y afecta la vida cotidiana de una persona.

    La ansiedad cumple una importante función en la supervivencia. Cuando alguien tiene que afrontar una situación peligrosa, la ansiedad desencadena una respuesta de lucha o huida.

    Una persona puede sentirse ansioso en muchas situaciones, como por ejemplo cuando se enfrenta a un problema difícil en el trabajo, antes de subirse a un avión, antes de hacer una presentación o antes de tomar una decisión importante.

    Si bien la ansiedad a veces ayuda a enfrentar una situación, para las personas con trastornos de ansiedad los síntomas no son temporales y pueden ser insoportables.

    La ansiedad se considera un trastorno cuando:

    • Es intensa y persistente, excesivo o irracional en relación con la situación.
    • Su intensidad y duración interfiere en la capacidad de la persona para funcionar normalmente en la vida diaria.
    • Ocurre con frecuencia
    • Ocurre en momentos inapropiados

    Síntomas de Ansiedad

    Los síntomas de ansiedad más comunes son:

    • Sensación de preocupación, nerviosismo, agitación o tensión constante
    • Sentir una amenaza o peligro inminente, episodios de pánico o miedo a un desastre.
    • Evitar o incluso huir de las situaciones que generan ansiedad.
    • Pensamientos de aprensión, anticipación y temor
    • Dificultades para manejar y controlar las preocupaciones.
    • Ritmo cardíaco acelerado.
    • Respiración rápida o acelerada (tambien conocida como hiperventilación).
    • Temblores involuntarios.
    • Transpiración excesiva
    • Problemas para dormir
    • Sensación de fatiga, cansancio o debilidad general.
    • Dificultad para enfocarse o pensar en algo diferente a la preocupación dominante.
    • Molestias físicas como sensación de opresión del pecho, tensión muscular, molestias intestinales.

    ¿Sabías qué?

    • 28% de los chilenos ha sufrido o sufre de ansiedad, lo que equivale a más de 5 millones de personas.
    • Algunos estudios sugieren que más del 50% de las personas con depresión también experimentan síntomas de ansiedad.
    • El 62% de los chilenos indicaron en una encuesta que la salud mental es el principal problema sanitario del país. Este porcentaje está muy por encima del promedio global del 36%​​.
    • Aumento de la Preocupación: En 2020, el 50% de los chilenos mencionaban la salud mental como una preocupación. En 2022, esta cifra aumentó al 62%​​.
    • Chile tiene el menor porcentaje de inversión en salud mental entre los países de la OCDE, destinando solo un 2,1% de su presupuesto sanitario a esta área. La Organización Mundial de la Salud recomienda una inversión del 6%​.

    Tipos de Ansiedad

    Ejemplos del trastorno de ansiedad incluyen:

    Trastorno de Ansiedad Generalizada

    La ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación y tensión crónica y excesiva, incluso cuando hay poco o nada que provoque esa ansiedad.

    Trastorno de Pánico

    Las personas con un trastorno de pánico han sufrido más de una vez una crisis de pánico. Esto es un episodio repentino e intenso que puede durar varios minutos o horas. Síntomas incluyen palpitaciones, sudoración, temblores, sensaciones de falta de aire, y miedo a perder el control o a morir.

    Trastorno de Ansiedad Social

    También conocido como Fobia Social, este trastorno presenta una intensa ansiedad y autoconciencia en situaciones sociales cotidianas debido al miedo a ser juzgado, avergonzado o humillado.

    Trastornos Fóbicos Específicos

    Las fobias específicas son cuando el miedo es intenso y persistente a un objeto o situación específica, como volar, hablar en público, alturas, animales, recibir inyecciones, etc.

    Trastorno de Ansiedad por Separación

    Común en niños, este trastorno se caracteriza por una ansiedad excesiva al separarse de personas a quienes están apegados.

    Trastorno de Ansiedad por Enfermedad

    Preocupación excesiva por tener o adquirir una enfermedad grave.

    Agorafobia

    Miedo a estar en situaciones de las que podría ser difícil escapar o en las que podría no haber ayuda disponible en caso de tener un ataque de pánico. Puedes tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad surge de una enfermedad que requiere tratamiento.

    ¿Qué causa los trastornos de ansiedad?

    No se conoce las causas de los trastornos de ansiedad, y muchas personas desarrollan un trastorno de ansiedad sin una causa conocida, pero pueden estar implicados los siguientes factores:

    • La genética o antecedentes familiares (los trastornos de ansiedad tienden a ser hereditarios).
    • La biología y la química del cerebro.
    • Haber experimentado una situación de estrés o trauma en el entorno, como por ejemplo una muerte de alguien cercano, una ruptura de una relación importante.
    • Una afección física que generó estrés y preocupación.
    • Medicamentos, drogas u otras sustancias como cafeína, corticoesteroides, antihistamínicos o cocaína.
    • Haber experimentado un evento catastrófico que amenaza la vida de la persona.

    ¿Qué es una Crisis de Pánico?

    Los términos “Crisis de Pánico” y “Ataque de Pánico”  se usan muchas veces de manera intercambiable en el lenguaje cotidiano.

    Una crisis de pánico es un episodio intenso y abrupto de miedo o malestar extremo. Se caracteriza por síntomas físicos y emocionales agudos que incluyen palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, miedo a perder el control o morir, y otros síntomas físicos severos. Estos síntomas suelen alcanzar su máxima intensidad en minutos.

    Las crisis de pánico son estados de extrema ansiedad de breve duración y rápida instauración que se acompañan de síntomas físicos, como sensación de falta de aire, palpitaciones, presión en el pecho, mareo y miedo a perder el control o a morir.

    Síntomas de una Crisis de Pánico

    Es importante identificar cómo son las crisis de pánico dado que mucha gente lo confunde con una enfermedad más grave, como un ataque cardíaco que requiere atención médica inmediata.

    • Aceleración del pulso o sensación de palpitaciones (el corazón late más deprisa y con más fuerza)
    • Sensación de ahogo o dificultad para respirar
    • Miedo a “volverse loco” o a perder el control
    • Sensación de irrealidad o verse en tercera persona, como desde fuera
    • Miedo a morir de forma inminente
    • Presión en el pecho (puede parecer un infarto al corazón)
    • Transpiración, temblor, mareo, sensación de desmayo y dolor de cabeza
    • Sensación de mucho calor o escalofríos
    • Ganas de vomitar (náuseas) o molestias gastrointestinales
    • Entumecimiento y hormigueo en las manos o en la cara
    • Llanto o gritos incontrolables

    Duración de un Ataque de Pánico

    Los ataques de pánico son generalmente breves, durando entre unos pocos minutos a media hora, aunque sus efectos residuales pueden persistir más tiempo.

    ¿Qué es una Crisis de Ansiedad?

    Los términos “Ataque de ansiedad” y Crisis de ansiedad  se usan muchas veces de manera intercambiable en el lenguaje cotidiano. Son términos que describen la misma experiencia. 

    Son estados de ansiedad intensos de breve duración y rápida aparición que se acompañan de síntomas físicos como palpitaciones, miedo, mareos, presión o dolor en el pecho, dificultad para respirar y pensamientos irracionales.

    ¿Cuál es la diferencia entre una Crisis de Ansiedad y un Trastorno de Ansiedad?

    Una Crisis de Ansiedad (también llamada Crisis de Pánico o Ataque de Pánico) y un Trastorno de Ansiedad son dos fenómenos distintos que a pesar de compartir algunos síntomas, no son lo mismo.

    Un Crisis de Ansiedad ocurre cuando el sistema nervioso se siente bajo amenaza o en peligro. Los síntomas se presentan de forma repentina, se intensifican gradualmente y la respuesta autónoma de pelea o huida del cuerpo toma el control.

    Mientras que las Crisis de Pánico en general se producen de manera abrupta y duran minutos o horas, un Trastorno de Ansiedad es una condición crónica que afecta a la persona durante un período prolongado, generalmente meses o años.

    Los síntomas físicos de un Trastorno de Ansiedad son normalmente menos intensos que los síntomas de la Crisis de Ansiedad.

    Hay varios tipos, como el Trastorno de Ansiedad Generalizada, Fobia Social, cada uno con sus síntomas específicos pero todos comparten el elemento central de ansiedad prolongada. Un Trastorno de Ansiedad puede ser leve, moderada o grave.

    15 maneras que pueden ayudar a aliviar un ataque de ansiedad

    1. Respirar profundamente y practicar técnicas de respiración.
    2. Reconocer que estás teniendo un ataque de pánico.
    3. Estar con alguien de confianza para compartir la experiencia.
    4. Utilizar técnicas de relajación muscular.
    5. Cerrar los ojos.
    6. Repetir un mantra internamente.
    7. Practicar la conciencia plena o Mindfulness.
    8. Enfocarse en el presente
    9. Enfocarse en un objeto.
    10. Imaginar tu lugar feliz.
    11. Hacer ejercicios ligeros
    12. Tomar un ansiolítico como Clotiazepam o Clonazepam (medicamento para aliviar la ansiedad en la fase aguda) recetado por un médico psiquiatra.
    13. Realizar actividades agradables
    14. Practicar un ejercicio de visualización
    15. Cuestionar los pensamientos disruptivos

    ¿Cuándo consultar al psiquiatra por ansiedad?

    Es importante consultar con un médico psiquiatra en las siguientes situaciones:

    • Cuando experimentas cambios importantes en tu estado de ánimo, como por ejemplo irritabilidad incontrolable, tristeza perseverante, pérdida de interés en actividades que antes disfrutabas o una disminución en en tus niveles de energía.
    • Cuando la preocupación es excesiva e interfiere en tu trabajo, tus relaciones y otros aspectos de tu vida.
    • Cuando el miedo, la preocupación o la ansiedad causan un malestar significativo y son difíciles de manejar y controlar.
    • Cuando te sientes deprimido, tienes problemas con el alcohol o las drogas.
    • Si crees que tu ansiedad puede estar relacionada con una condición física.
    • En caso de tener pensamientos o comportamientos suicidas (en esta situación, busca inmediatamente atención de emergencia).

    Recuerda consultar con un médico psiquiatra o profesional de la salud mental lo antes posible para evitar que la ansiedad se agrave.

    Muchas veces la atención más rápida es agendar una consulta con un psiquiatra online. Los síntomas pueden empeorar con el tiempo si no se busca ayuda. La intervención temprana facilita un tratamiento más efectivo.

    ¿Cómo saber si tengo ansiedad?

    Realizar un test de ansiedad es un paso útil para conocer la intensidad de tus síntomas y saber si se trata de algo temporal o un trastorno que necesita atención profesional.

    Para muchas personas puede ser el primer paso en el proceso de buscar ayuda profesional, motivándole a buscar una evaluación más completa realizada por un profesional de la salud mental.

    realizar test gratuito
    Test de ansiedad

    ¿Cómo diagnosticar un trastorno de ansiedad?

    Para diagnosticar un trastorno de ansiedad, un médico psiquiatra o profesional de la salud preguntará acerca de tus síntomas y antecedentes médicos. Además, puede pedir exámenes como análisis de sangre y otras pruebas con el fin de descartar que los síntomas sean resultado de otra afección de salud.

    En caso de que no se identifique otro problema de salud, se procederá a realizar una evaluación psiquiátrica y psicológica. El médico buscará otros trastornos que puedan causar ansiedad, como una depresión o problemas para dormir.

    ¿Cómo tratar un trastorno de ansiedad?

    Los principales tratamientos para los trastornos de ansiedad son farmacoterapia (tratamiento con medicamentos), psicoterapia (terapia de conversación) o una combinación entre los dos.

    • Tratamiento farmacológico: Incluye medicamentos para la ansiedad como ansiolíticos y ciertos tipos de antidepresivos. Dependiendo del tipo específico de trastorno de ansiedad, algunos remedios para la ansiedad pueden ser más efectivos que otros. Es muy importante mantener una comunicación constante con tu médico para determinar cuál es el mejor medicamento para ti. Este seguimiento farmacoterapéutico es vital para un tratamiento exitoso. Puede ser necesario experimentar con varios medicamentos antes de encontrar el más adecuado.
    • Psicoterapia: La psicoterapia es un enfoque para tratar problemas de salud mental conversando con un psiquiatra, psicólogo u otro profesional de salud mental. Puede ayudar a reconocer y cambiar emociones, pensamientos y conductas. La terapia debe centrarse en tus ansiedades y necesidades específicas para ser eficaz.

    Psicoterapia recomendada para la ansiedad:

    La  Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) es la terapia más utilizada para los trastornos de ansiedad. Puede ayudarte a cambiar tu forma de reaccionar ante las cosas que te provocan miedo y ansiedad, enfrentar tus miedos y poder realizar las actividades que antes habías evitado. La TCC es eficaz para tratar el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad generalizada, las fobias y los trastornos de pánico.

    ¿Cuál es la diferencia entre Ansiedad y Estrés?

    La ansiedad y el estrés son dos conceptos relacionados pero distintos, que a menudo se confunden.

    • El estrés es la respuesta del cuerpo a una amenaza o desafío. Suele ser el resultado de factores externos, como un plazo de entrega en el trabajo, un examen importante, o un desacuerdo con alguien. Normalmente es temporal y está ligado a una situación específica. Una vez que la situación se resuelve o el evento pasa, el estrés suele disminuir.
    • La ansiedad es la reacción del cuerpo al estrés. La ansiedad ocurre cuando las personas creen que no pueden manejar el desafío que les genera estrés. La ansiedad es una sensación de miedo, preocupación o inquietud y no siempre tiene una causa externa clara. La ansiedad es una reacción prolongada que persiste incluso después de que la causa del estrés ha desaparecido.

    ¿Cómo controlar la ansiedad?

    10 cosas que puedes hacer para calmar la ansiedad:

    1. Mantener una buena rutina de sueño.
    2. Hacer ejercicio físico: El ejercicio regular de al menos 15 minutos al día puede aliviar el estrés y mejorar la calidad de tu sueño.
    3. Alimentación: Comer alimentos saludables.
    4. Evitar el alcohol, el tabaco y la cafeína.
    5. Hacer ejercicios de relajación.
    6. Hacer ejercicios de respiración. Dirigir toda tu atención a la respiración suele ayudar a calmar la ansiedad.
    7. Hacer ejercicios de meditación. Hay varias técnicas de meditación como el Yoga, Mindfulness o la meditación transcendental. Puede ser tan sencillo como sentarse en silencio en una postura cómoda y cerrar los ojos. Lo puedes hacer prácticamente en cualquier momento y lugar.
    8. Escritura: Encontrar una manera de expresar la ansiedad puede hacer que se sienta más manejable.
    9. Tomar un medicamento para aliviar la ansiedad, recetado por un médico.
    10. Pedir ayuda de alguien cercano. Una buena conversa puede ayudar a quitar el enfoque de las cosas que te generan ansiedad.
    Psiquiatría

    Psiquiatría en Simplehealth

    ¿Qué es la Psiquiatría?

    La psiquiatría es una especialidad de la medicina que estudia, previene, diagnostica y trata los trastornos mentales. La psiquiatría también se ocupa del tratamiento de los trastornos de comportamiento y de las adicciones.

    La labor de la psiquiatría es la de velar por la salud mental de la población y brinda soluciones para el bienestar emocional.

    Qué es la psiquiatría

    ¿Qué hace un psiquiatra?

    Un psiquiatra es un médico que ha completado la carrera de Medicina y luego ha realizado una especialización en psiquiatría. Los médicos psiquiatras evalúan, diagnostican y tratan a pacientes con problemas de salud mental como Ansiedad, Crisis de Pánico, Depresión, Fobias, Esquizofrenia, Abuso de drogas y alcohol. El médico psiquiatra tiene múltiples opciones terapéuticas para el tratamiento de estos trastornos, desde psicofármacos hasta diferentes formas de psicoterapia.

    Psiquiatra adulto

    Un psiquiatra adulto atiende a pacientes que generalmente tienen 18 años o más, a diferencia de un psiquiatra infantil que se enfoca en niños y adolescentes. Como parte de su trabajo un psiquiatra adulto puede:

    1. Emitir recetas para el tratamiento farmacológico que requiere el paciente.
    2. Emitir una licencia médica si lo considera necesario.
    3. Proporcionar atención de urgencia para trastornos de salud mental.
    4. Ayudar a controlar una afección de salud mental a largo plazo.
    5. Hacer una orden de hospitalización si es necesario.
    6. Ofrecer una segunda opinión y consejos de otros médicos y especialistas en salud mental.

    Psiquiatra online

    Un psiquiatra online ofrece servicios de salud mental a través de plataformas online y realizados por videoconferencia, lo cual facilita el acceso a la atención psiquiátrica, especialmente para personas con poco tiempo, en áreas remotas o con limitaciones de movilidad.

    Un psiquiatra online permite a los pacientes reservar consultas y recibir tratamiento desde la comodidad del hogar, sin tener que preocuparse por el tiempo de desplazamiento o los problemas logísticos relacionados con las visitas presenciales. Esto reduce el tiempo y los costos asociados con el traslado. Consulta con psiquiatra online Las consultas con un psiquiatra online ofrecen mayor cantidad de horarios disponibles, lo cual es beneficioso para pacientes con agendas apretadas que dificultan las visitas presenciales.

    Al realizar la consulta psiquiátrica en el ambiente privado del hogar, pacientes se sienten más cómodos y con mayor privacidad.

    Facilita la continuidad del tratamiento, dado que es más fácil no interrumpirlo por causa de pandemias, situaciones de emergencia, vacaciones y viajes.

    Las plataformas online permiten un fácil registro y seguimiento de la información del paciente, lo que puede mejorar la calidad del tratamiento.

    Permite una colaboración más fluida con otros profesionales de la salud a través de plataformas digitales, facilitando un enfoque de tratamiento integral.

    Para poder atenderse con un psiquiatra en línea es necesario tener una conexión a internet estable y un computador o celular con una buena cámara. Además, es fundamental verificar que el psiquiatra online esté debidamente acreditado y cumpla con las normativas de confidencialidad y privacidad de datos.

    ¿Qué diferencias hay entre un psiquiatra y un psicólogo?

    Mientras que los psiquiatras son médicos con un enfoque en los aspectos biológicos de los trastornos mentales y pueden prescribir medicamentos, los psicólogos se centran en el estudio del comportamiento humano y la psicoterapia.

    Ambas profesiones son complementarias y juegan roles cruciales en el campo de la salud mental.

    Médico Psiqiuiatra

    • Un psiquiatra tiene estudios médicos completos y formación clínica en psiquiatría – el diagnóstico, tratamiento y estudio de trastornos mentales.
    • Dado que son médicos, los psiquiatras se enfocan en los aspectos biológicos y neurológicos de los trastornos mentales y utilizan medicamentos como parte principal de su tratamiento.
    • Como médicos, tienen la autoridad para prescribir medicamentos, lo cual es una parte central de su práctica.
    • A menudo se centran en el manejo y estabilización de trastornos mentales, especialmente aquellos que requieren cuidados médicos y farmacológicos.

    Psicólogo

    • Un psicólogo tiene un título en psicología. No son médicos, ni estudian medicina. Se especializa en la psicología clínica y las técnicas de terapia.
    • Se centran más en la terapia y en las técnicas de intervención psicológica como la cognitivo conductual, psicoanálisis.
    • En la mayoría de los países, Chile incluido, los psicólogos no pueden prescribir medicamentos.
    • Se especializan en proporcionar terapia y técnicas para ayudar a los pacientes a manejar sus problemas, cambiar comportamientos y superar desafíos emocionales.
    Paciente de psiquiatría

    El psiquiatra particular

    Un psiquiatra particular es un médico especializado en psiquiatría que ejerce su profesión de manera privada, fuera del sistema de salud pública.

    Los psiquiatras particulares en Chile ofrecen una variedad de servicios, que incluyen evaluaciones psiquiátricas, diagnósticos, tratamiento farmacológico, terapia individual, y en algunos casos, terapias grupales o familiares.

    Los psiquiatras particulares atienden en sus propias consultas o en clínicas privadas. Los pacientes acuden a ellos directamente y suelen pagar por los servicios de manera privada, aunque en algunos casos, los seguros de salud privados pueden cubrir parcial o totalmente estos costos.

    El acceso a un psiquiatra particular puede ser más rápido en comparación con el sistema de salud pública, donde las listas de espera pueden ser más largas. Sin embargo, el costo de los servicios en el sector privado puede ser un factor limitante para algunos pacientes.


    ¿Cuándo deberías recurrir a un psiquiatra?

    Una persona debería buscar la ayuda de un psiquiatra cuando experimenta síntomas persistentes de trastornos mentales y que afectan su rutina diaria.

    Esto incluye una pérdida de peso inesperada, dormir demasiado o muy poco, dificultades con la memoria o la concentración, cambios en el estado de ánimo, pensamientos inusuales o extraños y en general, cualquier pensamiento, emoción o conducta que impacte negativamente en las relaciones familiares, sociales o profesionales.

    ¿Cuándo deberías recurrir a un psiquiatra?

    ¿Qué es la Salud Mental?

    La salud mental afecta la forma en que pensamos, sentimos, actuamos, tomamos decisiones y nos relacionamos con los demás. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como un estado de bienestar físico, mental y social.

    La salud mental también incluye el equilibrio emocional y psicológico que permite a cada persona interactuar con su entorno, disfrutar la vida, trabajar y enfrentar sus altibajos, abordando las demandas cotidianas y desarrollando su potencial.

    Sentirse triste, tenso, enojado, ansioso o de mal humor es normal, pero cuando estos sentimientos persisten, o comienzan a interferir con su vida diaria, pueden ser parte de un problema de salud mental. La salud mental tiene una influencia directa sobre la calidad de vida de las personas y el desarrollo económico del país.

    ¿Qué enfermedades tratan los psiquiatras?

    Los psiquiatras se encargan de diagnosticar y tratar diversas enfermedades o condiciones como:

    • Ansiedad
    • Crisis de pánico
    • Estrés laboral
    • Depresión
    • Trastorno Bipolar
    • Trauma
    • Esquizofrenia
    • Trastornos de la Personalidad y de Adaptación
    • Trastornos Obsesivo-Compulsivos (TOC)
    • Trastornos de la Alimentación y del Sueño
    • Trastornos Relacionados con Sustancias y Adicciones
    • Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

    Para tratar estas enfermedades, los psiquiatras utilizan una combinación de tratamientos que pueden incluir terapia farmacológica, psicoterapia y otras medidas según las necesidades del paciente y la naturaleza del trastorno.

    Consejos para la primera consulta con el psiquiatra – presencial u online

    1. Prepárate para contarle al psiquiatra sobre los síntomas y molestias de tu salud mental que has tenido.
    2. Llega a la consulta o conéctate a la videoconsulta por lo menos 5 minutos antes de comenzar la consulta.
    3. Cuéntale sobre dificultades que has tenido para superar problemas o tomar decisiones, cambios en tu estado de ánimo, ansiedad o preocupación excesiva por algún tema, pensamiento acelerado o lento, cambios de humor muy extremos entre otras cosas.
    4. Durante la primera consulta, el psiquiatra realizará una evaluación inicial que puede incluir preguntas sobre tu historia clínica, síntomas actuales y antecedentes familiares.
    5. También pueden solicitarte pruebas o exámenes adicionales para ayudar en el diagnóstico.

    Si tienes síntomas de ansiedad o depresión, puede ser beneficioso realizar un test online antes de la consulta para saber la intensidad de tus síntomas y poder conversarlo con tu psiquiatra.

    Test de ansiedad o depresión

    Realizar un test online de ansiedad o depresión puede ser un paso útil para conocer los síntomas de la ansiedad o la depresión y saber si se trata de una preocupación temporal o algo que necesita atención profesional.

    Puede ser el primer paso en el proceso de buscar ayuda profesional, motivándo a buscar una evaluación más completa realizada por un profesional de la salud mental. Elige un test online que sea fácil de acceder, validado científicamente y que se pueda realizar en la privacidad de la casa.

    hacer test
    Test de ansiedad